El oficio de ser viajero/ra
/
/
/
El oficio de ser viajero/ra
Oficio de ser viajera

El oficio de ser viajero/ra

Eres una de las personas que se preguntan ¿cómo hacen algunos para vivir viajando?

La mejor forma de entender este estilo de vida es conocer los procesos y desafíos de quienes hicieron de esta determinación una manera de vivir.

Normalmente, tu estilo de vida configura la manera en la que viajas ya sea como: turista, deportista, negociante o trabajador/ra, entre otras. Estas formas de viajar están supeditadas al tiempo y al espacio que habitas, esto no quiere decir que te impidan vivir una experiencia enriquecedora, el punto es que son poco flexibles en tiempo y muchas veces limitan tu libertad de decisión.

Hoy hablaremos de un ejemplo de vida nómada la cual nos permitirá mapear los aciertos y desaciertos del oficio de ser viajera o viajero constante.

Existe una idea romántica del viaje duradero, la determinación de vivir viajando no es un sinónimo de vacaciones, es una labor ardua que necesita valentía.

Una colombiana que vivió desde su adolescencia en España, le tomó casi 5 años construir su propia estrategia para moverse constantemente por el planeta.

Valen se describe a sí misma como una nómada digital. Es una viajera constante y estuvo sin documentos por un tiempo en España. Aquella situación le complicó un poco la vida, pero no su manera de actuar, todo lo contrario, la hizo preguntarse por una vida más simple y sostenible.

Ella desarrolló un blog llamado, Un poco de sur, el cual le sirvió como un diario de campo, en un principio, luego se convirtió en una de sus labores y su inspiración para ser trabajadora autónoma. Después de varios intentos fallidos, creó su propia agencia digital junto a su compañero de vida.

Es importante resaltar, según la experiencia personal de Valen, que el blog no lo creo para ganar dinero mientras viajaba, lo contrario, fue un proyecto personal para documentar sus recorridos y dejarle un referente a aquellos que se cuestionan su estilo de vida y son viajeros/ras imparables.

Vale destaca en su blog tres pilares que le ayudaron a tomar la decisión de vivir viajando.

Parar y construir

A los 5 meses de trabajar como practicante le pedí a mi jefe que me ascendiera porque la verdad es que estaba haciendo más que 600€ al mes… tenía 27 años y vivir con eso es imposible. Me contrataron… y por primera vez en mi vida tuve un trabajo real de oficina.” 

La libertad

…Poco a poco, después de organizarme y entender mis tiempos y los de mis clientes, decidimos que era hora de movernos. 

 “Cuando pudimos cerrarlo todo nos fuimos a Asia, esta vez sin billete de regreso y estuvimos viajando durante 16 meses…” 

La renuncia

“…nada de eso habría sido posible sin aprender a renunciar, pero ojo, no solo hablo de trabajo.”

Vivir viajando es renunciar a la vida como se supone que te la han escrito, recordar cada día que tu éxito no se mide en la longitud de tu título… y aprender a vivir en la total incertidumbre, con tus mejores cartas, pero en la total incertidumbre.’

Al detenerse un poco en la experiencia de esta nómada digital, la cual hizo de viajar su prioridad, (su oficio podríamos decir), caes en cuenta que esa decisión se toma mientras caminas, se construye con el movimiento, y acarrea consecuencias difíciles que exigen esfuerzo, pero sin duda traen consigo resultados maravillosos.

Sin embargo, el oficio de viajar no le causa el mismo efecto a todo el mundo, la felicidad no es homogénea; para algunos la satisfacción está en la rutina que le ofrece su lugar de origen, para otros se encuentra en la incertidumbre, en la sorpresa que le ofrece el periplo. Como dicen por ahí, para los gustos los colores.

Lo cierto es que puedes pasar fácilmente de turista a viajero/ra si cambias los lugares comunes por otras experiencias que te ofrece el territorio que visitas, esto amplia tus posibilidades.

Es el primer paso, una vez que lo haces no puedes evitarlo, así empieza todo. Al regresar, sientes que todo lo vivido adhiere detalles significativos al lugar que habitas y a tu visión de mundo.

La libertad de movimiento, de disfrutar un lugar sin revisar el calendario, la opción de escoger tus propios ritmos de trabajo y habitar varios lugares del planeta estimulan la idea de convertirse en viajera o viajero a largo plazo.

He aquí lo importante de identificar tus prioridades para considerar la posibilidad de hacer del viaje un oficio.

 
Share this post

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.